img_como_afecta_el_sol_a_la_piel_43025_orig

13 de junio: Día Mundial del Cáncer de Piel

Hoy se conmemora el Día Mundial del Cáncer de Piel con el objetivo de informar y concienciar a la población sobre la importancia de prevenir los tumores cutáneos. No en vano, el cáncer de piel es la forma más frecuente de cáncer en todo el mundo, representando en torno al 50% de todos los tumores que se diagnostican cada año en el planeta.

En la actualidad se distinguen dos tipos de cáncer de piel: melanoma (5% de los casos) y cáncer de piel no melanoma (95% de los casos), grupo este último en el que se engloban, entre otros, el carcinoma basocelular y el carcinoma espinocelular. Y como recuerda el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC), miembro de Somos Pacientes, “si bien menos del 5% de los cánceres de piel son melanomas, este tipo de tumor es responsable de aproximadamente el 90% de las muertes producidas por el cáncer de piel en todo el mundo”.

Radiación ultravioleta

El principal factor de riesgo para el cáncer de piel melanoma o no melanoma es la radiación solar, concretamente la radiación ultravioleta (UV). Por tanto, el riesgo de desarrollar un tumor cutáneo es superior en las zonas más soleadas, tal y como demuestra la mayor incidencia de melanoma, o que la incidencia de cánceres de piel no melanoma es más de 100 veces superior en Australia 1.035 casos en hombres y 472 en mujeres por cada 100.000 habitantes y año que en Finlandia 6 casos en varones y 4 en mujeres por 100.000 habitantes y año.

Sea como fuere, la mejor intervención para prevenir el desarrollo de un cáncer de piel es evitar la exposición al sol en las horas en las que la radiación es más fuerte entre las 12:00 y las 04:00 pm y usar protectores solares adecuados.

Cáncer de piel no melanoma

Además, como explica la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), miembro de Somos Pacientes, “en el carcinoma cutáneo no melanoma de piel es muy importante el acúmulo de horas de exposición al sol a lo largo de la vida, más que la intensidad de la exposición a la luz solar, que en cambio es un factor más importante para el desarrollo del melanoma”.

Y es que contrariamente a como sucede con los melanomas, más común no solo en la población mayor de 65 años, sino también en los menores de edad, la incidencia de cáncer de piel no melanoma aumenta significativamente con la edad, resultando ciertamente infrecuente antes de cumplir los 45 años.

CORAZÓN LLANERO MULTIMEDIA

Departamento de Prensa

Oriana Arraiz

Etiquetas: Sin etiquetas

Los comentarios están cerrados.