Homenaje a Francisco Narváez, a 35 años de su fallecimiento


Homenaje a Francisco Narváez, a 35 años de su fallecimiento

Hoy se cumplen 35 años de la inmortalización del artista plástico Francisco Narváez, destacado escultor que creó, entre muchas otras impresionantes obras, la pieza llamada “Las Toninas”, ubicadas en la fuente de la Plaza O’Leary, de Caracas.

Nació en Porlamar, estado Nueva Esparta, el 4 de octubre de 1905. Cuando iniciaba su adolescencia, se trasladó con su familia a la Capital, donde inició sus estudios en la Academia de Bellas Artes de Caracas.

En 1928 fijó su rumbo en París, Francia, donde estudió en la Academia Julián. A su regreso a Venezuela, en 1931, empezó a codearse con importantes personajes del desarrollo nacional, como el arquitecto Carlos Raúl Villanueva, quien le solicitaba, con cierta frecuencia, esculturas para adornar sus grandes obras arquitectónicas, como  las que se pueden disfrutar en la fuente de Parque Carabobo y en los museos de Bellas Artes y Ciencias Naturales de Caracas.

También diseñó “Café y Frutas”, ubicado actualmente en el Liceo Andrés Bello de Caracas, y “Perlas y Cacao”, en el Liceo Fermín Toro de la misma ciudad, que en 1939 formaron parte de la decoración del pabellón tricolor de la Feria Mundial, evento realizado en Nueva York.

 

Otras de sus grandes objetos de valor artístico son la estatua que hizo de Fermín Toro, la escultura en piedra de Cumarebo, la escultura ecuestre del General Rafael Urdaneta, y varias piezas ubicadas en la Universidad Central de Venezuela, como el busto de José María Vargas, “La Cultura”, “La Educación”, “La Ciencia”, “El Atleta”, entre otros.

También son de su autoría “Gran Volumen”, ubicado en el Complejo Refinador de Amuay, y “Volúmenes y Espacio”. Esta última se halla en la plaza que lleva su nombre a la salida de la estación del Metro de La Hoyada.

Página 1 de 11