Ángel Custodio Loyola (inmortalizado)


Ángel Custodio Loyola (inmortalizado)

Ángel Custodio Loyola, también conocido como “El cantor del llano”, fue un cantante y compositor de música llanera nacido el 4 de septiembre de 1926 en Mata Arzolera, entre Santa María de Tiznados y El Socorro, al oeste del estado Guárico.
Se destacó por ser un pionero del joropo que inició su carrera desde muy pequeño, inspirado en el contacto con el campo y las faenas propias de su localidad.
Fue a los 14 años que Ángel Custodio Loyola cantó en público por primera vez, durante un baile homenaje a San Lorenzo, en el estado Barinas. “En esa época lo que se cantaba era puro contrapunteo, la discusión cantada improvisando. El pasaje, por ejemplo, casi no se cantaba. Los cantantes de antes no cantaban joropos, era muy raro oír a un hombre cantar, pongamos, un pajarillo… el que trajo a Caracas el grito del pajarillo fui yo. Eso es muy mío”, contó en este sentido.
Formó parte de Los Torrealberos, a cargo del maestro Juan Vicente Torrealba. Sin embargo, Loyola no se sentía a gusto con la propuesta que ofrecía a los salones caraqueños, pues no creía que era el ritmo propio del llano.
Durante su participación en esta agrupación, este insigne cantante logró hacer notar temas como “El gavilán”, “Tierra negra”, “Pasaje Nº 1”, “El Carnaval”, “San Rafael”, “El sancocho” y “El pabellón”. Luego unió su talento al de “El Indio” Figueredo, cuya arpa era de su mismo estilo y gusto.
Conocido por su capacidad para el contrapunteo, Ángel Custodio Loyola se dejaba escuchar en la emisora Radio Nacional, logrando así despertar el interés en la música regia de las principales ciudades de Venezuela y Colombia.
Pero eso no es todo, pues el intérprete también grabó varios largometrajes en México, donde inscribió su nombre en la época de oro del cine de ese país, así como también en la pantalla chica, pues se hizo notar en Televisa.
En 1954, formó su propio grupo llamado Los Guariqueños. Con él grabó varios discos para el sello Discomoda, entre los que destacan “Llanero contramarcado”, “Buenos aires llaneros”, “Sentimiento Llanero”, entre otros. Mientras que para el sello Cachilapo grabó “El guariqueño sí sabe”.
Murió el 24 de septiembre de 1945, debido a un infarto al miocardio. Tenía 59 años cuando su corazón dejó de latir en Cagua, estado Aragua. Sus restos fueron enterrados en el Cementerio Metropolitano de Maracay, para luego ser trasladados al Cementerio General de Calabozo, el 27 de septiembre de 1997.

Página 1 de 11